Cabalga, cielo, que no hay red que te alcance,

no pierdas el camino del viaje

directo a las estrellas sin que te canse,

busca la luz en tu viraje.

 

Cabalga, cielo, a paso firme,

detén el tiempo manteniendo a la luna,

sigue así que no pensare en irme,

congela el reloj aun después de la una.

 

Cabalga, cielo, antes de la tormenta

que amenaza con inundar el lecho,

en tus brazos el rayo inclemente entra,

en estruendo une todo lo que hemos hecho.

 

Cabalga, cielo, implora la lluvia con tus manos,

tu trote disfruta cada gota de mi ser,

llega silente a la cima de los llanos,

enciende cada estrella con tu bello poder.

 

Cabalga, cielo, en la calma reinando,

gobernando las estepas encantadas por tu paso,

en tu carrera preciosa te estoy imaginando,

apresando el momento justo por si acaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *