No es que me faltes amor. No es que me faltes.
Pero me urge verte. Me urge tenerte.
Urgente como lo más preciado de él que menos tiene.
Urgente como el medicamento del que camina y cada paso le duele y se le escapa un lamento.
Urgente como la paciencia que voy pierdo cuando veo el mundo, mi mundo sin ti.
 
Soy insoportable sin ti. Tú eres dulce. Cálida. Con una risa llena de flores. Con unos ojos enternecedores. Y yo camino insoportable sin ti.
 
Voy vacío. Con la mano arrugada. La cabeza en las nubes. Lleno de aire y vacío de ti.
Doy mis ganas a quien las necesita. Doy mi sonrisa al que vende comida en la oficina por el día. Doy estas letras si acaso le sirven a quien lee. Doy todo lo que tengo. Menos mis brazos. Tus brazos a los que les urge tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *